Nadie es ilegal (2018)

Este mapamundi muestra la instalación de vallas y fronteras que se expanden acompañadas por un incremento en los controles fronterizos, la ampliación en las restricciones migratorias, y la violenta intensidad con la cual se realizan expulsiones y deportaciones.

Todas situaciones cotidianas a las cuales se enfrentan millones de desplazadxs y migrantxs, obligados a abandonar sus territorios por las crisis económicas, los conflictos por guerras, y las persecuciones políticas o religiosas.
El diseño recoge la proyección concebida por Gerardus Mercator en 1570, con el aspecto característico del estilo renacentista correspondiente a la época en que fue creado (siglo XVI). Esta representación que fue concebida en los inicios del expansionismo colonial intercontinental de Europa, otorga preponderancia a las formas de las costas y fue muy utilizada por la navegación marítima. Deforma considerablemente los territorios ensanchándolos hacia los polos, haciendo parecer a las áreas del hemisferio norte (Europa, Rusia, América del Norte) muchísimo más grandes de lo que son realmente, efecto que aprovecha el eurocentrismo para apuntalar simbólicamente (grande y arriba igual a poderoso y superior) su hegemonía económica-militar-intelectual sobre el resto del mundo. La elegimos para mostrar de forma pormenorizada, gracias a su deformación, la abundante presencia de los controles fronterizos en las fronteras de los países ricos del norte que a la vez están involucrados directa o indirectamente en los conflictos que generan los desplazamientos de los territorios del Sur. Está disponible para bajarse en formato A4 en dos versiones una en español y otra en inglés.